Las carreteras de plástico reciclado allanan el camino hacia una infraestructura más sostenible

Representación de una carretera hecha de plástico, con una mujer en bicicleta. Una empresa holandesa ha inventado una carretera hecha de plástico reciclado. Ya se han construido los primeros carriles bici. Por cortesía de PlasticRoad.
¿Podrían las futuras carreteras estar hechas de envases de plástico de yogur reciclados? PlasticRoad dice «sí» mientras construye la próxima generación de infraestructuras.

Por Friederike Voigt

No es frecuente ayudar a resolver dos de los problemas del mundo a la vez. Sin embargo, la startup holandesa PlasticRoad está haciendo precisamente eso. Para hacer frente tanto a la contaminación por plásticos como al cambio climático, la empresa está produciendo la próxima generación de infraestructuras sostenibles: carreteras hechas de plástico reciclado.

En Países Bajos tienen problemas con el agua. Desde hace años, el nivel del mar sube a un ritmo que las infraestructuras del país no pueden soportar. En la actualidad, casi la mitad de la superficie total del país se encuentra a menos de 1 metro sobre el nivel del mar y, lo que es aún más alarmante, casi un tercio del país está situado por debajo del nivel del mar. Las calles se repavimentan normalmente cada 40 años. Sin embargo, en los Países Bajos, el suelo acuoso hace que las carreteras deban renovarse cada 20 años o menos.

Además, la mayoría de las casas holandesas están construidas sobre pilotes de madera, que apenas son conductivos cuando el cambio climático hace que el nivel de las aguas subterráneas aumente año tras año conforme llueve de forma más intensa y esporádica. La infraestructura actual y sus sistemas tradicionales de drenaje no pueden hacer frente a tanta agua, lo que provoca inundaciones y una subsidencia masiva. Y este problema no es solo de los Países Bajos; el aumento de las inundaciones está poniendo a prueba la capacidad local a escala mundial.

01/05 El cambio climático representa un reto para las infraestructuras urbanas: la subsidencia aumenta en los Países Bajos. Por cortesía de PlasticRoad.
02/05 Los fuertes aguaceros están provocando inundaciones. Por cortesía de PlasticRoad.
03/05 Los residuos de plástico contaminan el medio ambiente. Por cortesía de PlasticRoad.
04/05 Las sequías provocan grietas en la tierra. Pero hay esperanza. Por cortesía de PlasticRoad.
05/05 Los fundadores de PlasticRoad, Simon Jorritsma (a la izquierda) y Anne Koudstaal (a la derecha), quieren hacer frente a los problemas medioambientales con una carretera hecha de plástico reciclado. Por cortesía de PlasticRoad.
Previous
Next

Carreteras de plástico: por un futuro sin inundaciones

«Tenemos que reinventar la carretera para hacer frente a estos retos», afirma Anne Koudstaal, fundadora y directora de producto de PlasticRoad, un proyecto de empresa emergente del grupo constructor holandés VolkerWessels. Koudstaal y su equipo crearon la homónima PlasticRoad, una carretera prefabricada hecha con materiales reciclados. Está hueca para evitar las inundaciones al permitir el almacenamiento temporal del agua de lluvia. A continuación, el agua de lluvia se canaliza a través de un aliviadero hasta un punto de desbordamiento, donde se drena de forma lenta y controlada bajo la superficie de la carretera. Esto ayuda a superar los períodos de sequía.

Pero la gestión del agua de lluvia es solo una de las muchas ventajas de PlasticRoad. También es cuatro veces más ligero y hasta un 70% más rápido de construir. Además, dura tres veces más y produce hasta un 72% menos de emisiones de dióxido de carbono que las carreteras convencionales. Dos proyectos piloto —un par de carriles bici de 30 metros construidos en las ciudades holandesas de Zwolle y Giethoorn— demuestran los beneficios de esta maravilla de la sostenibilidad. Cada carril contiene aproximadamente 1 000 kilogramos de plástico reciclado, el equivalente a 218 000 vasos de plástico.

Los materiales reciclados, el diseño prefabricado, el bajo peso y la construcción modular de la carretera ahorran enormes cantidades de recursos materiales y laborales. Además, la carretera no requiere trabajos intensivos de excavación, cimientos pesados, placas de hormigón ni capas de asfalto perjudiciales para el medioambiente, ni tampoco sistemas de drenaje. El montaje de la carretera es como el de un LEGO: solo precisa unos pocos clics, y todo está incorporado.

En Giethoorn, Países Bajos, se construyó un carril bici de 30 metros de largo. Por cortesía de PlasticRoad.

«La estructura desmontable de la carretera también simplifica las tareas de mantenimiento, como la renovación de los cimientos y la sustitución de las tuberías, ya que las piezas prefabricadas facilitan el acceso a la carretera», afirma Koudstaal. Las pruebas demuestran que las carreteras de plástico de la empresa pueden soportar temperaturas extremas (de –40 a 80 grados Celsius) mejor que las carreteras de asfalto tradicionales.

En un principio, VolkerWessels dirigía el proyecto PlasticRoad. Se encargaban de ello Anne Koudstaal y Simon Jorritsma (los cofundadores, que eran empleados de VolkerWessels en ese momento) y la gestionaba KWS, una división de VolkerWessels que es líder del mercado holandés en la construcción de carreteras. Como KWS no podía producir la carretera por sí misma, se puso en contacto con el fabricante de tuberías y desagües de plástico Wavin, y juntos pusieron en práctica la idea en menos de dos años. Debido a la naturaleza visionaria de la creación de una carretera a partir de plástico reciclado, el proyecto se convirtió en una startup llamada PlasticRoad, con el apoyo continuo de VolkerWessels y Wavin como patrocinadores.

«Formar parte de este desarrollo encaja con la estrategia de Wavin de ofrecer soluciones innovadoras en materia de plásticos al sector de la construcción», afirma Jan-Willem Viets, director nacional de Wavin Países Bajos y Bélgica. «Es una oportunidad fantástica para desarrollar una nueva forma de construir carreteras con otros líderes del mercado.» Rolf Mars, director de KWS, cree en la idea de PlasticRoad porque, como afirma «el plástico ofrece muchas ventajas sobre los métodos existentes de diseño de carreteras, tanto en términos de construcción como de mantenimiento».

PlasticRoad ya ha recibido el Premio Holandés a la Innovación en el Agua, un Premio Infratech a la Innovación y el Premio Cobouw al Producto del Año 2018. Por cortesía de PlasticRoad.

Una economía completamente circular y de cero emisiones

Ahora, las carreteras piloto de Zwolle y Giethoorn se optimizan con unos sensores. Han recogido datos como la temperatura de la carretera, el nivel de agua dentro de la calzada y la carga de la superficie de la carretera. «Los datos significaron que la carretera que construimos era más del doble de robusta que las carreteras piloto», dice Koudstaal. «Así que se pueden conducir no solo las bicicletas, sino también los coches»

PlasticRoad está ahora preparada para proyectos más grandes y se está preparando para la producción industrial. La empresa ya ha iniciado conversaciones con las autoridades locales para construir carriles bici, calles residenciales, estacionamientos, patios de colegio y andenes de tren. El objetivo final de PlasticRoad es eliminar los residuos de plástico, lo que supondría el fin de la capacidad de la empresa para producir piezas de plástico para carreteras. «Eso sería como decir: ¡misión cumplida!», añade Koudstaal. «La propia carretera puede reciclarse hasta siete veces, así que tenemos una economía circular que aportará sostenibilidad a las ciudades del futuro.»

Contenido cortesía de Autodesk